Winona Forever

Winona Ryder

Hablar de Winona Ryder es remontarme a mi adolescencia y a la confirmación de que el cine iba a ser parte fundamental de mi humilde existencia. Ayer volví a disfrutar de su interpretación como Mina Murray en Drácula y es que, cómo no iba a enamorar a la bestia con su erótica candidez!!! Miss Ryder ha disfrutado durante años de una larga edad de la inocencia que la hacia indispensable para infinidad de historias que nos han cautivado en la gran pantalla. Sólo ella podía ser la novia de un bohemio Frankenstein moderno con tijeras como manos. Fue la musa de la Generación X, la rebelde sin causa que hacia que se tatuara un premonitorio Winona forever a un futuro Jack Sparrow sin rastas, y sí, muy grunge en su momento. Blanca, no te podías haber llamado de otra forma, blanca y radiante fue tu interpretación como activista comunista en La Casa de los Espíritus una de mis películas preferidas. Querida Winona, el toque cleptómano te hizo ver que la adolescente eterna necesitaba madurar y a mí me acercó más a tu mito. En Bitelchus diciendo su nombre tres veces lográbamos que apareciera, ilusamente quiero pensar que diciendo el tuyo vuelva a disfrutar de ti en una envolvente historia, no pierdo nada por probar… Winona, Winona, Winona…

Esta entrada fue publicada en Elegantes y Gacelas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario