Pongamos que hablo de la Béart. Actriz, activista y Bella hasta la saciedad

emmanuelle

Conocí el trabajo de esta maravillosa actriz de la mano del  gran realizador francés Claude Chabrol, en la película L’Enfer, donde nos presentaba a un hombre inseguro que sospechaba enfermizamente de la infidelidad de su mujer, interpretada por una joven y muy talentosa  Emmanuelle Béart. Quedé fascinado por este gran largometraje y sobre todo por ella, sublime. El propio director hizo de ella un comentario que a mi parecer la inmortaliza para siempre como una de las mujeres más bellas del mundo. “Tienes un cuerpo de puta con un rostro de ángel”… afirmó Chabrol.

Posteriormente esta actriz llegaría al estrellato en Francia tras protagonizar la película Un corazón en invierno en 1992. Antes de este reconocimiento del público francés por su trabajo, y remontándonos al  14 de agosto 1963, nacía en Gassin, cerca de Saint-Tropez, la hija del cantante y poeta francés Guy Béart, Emmanuelle. Su infancia se desarrolló en una granja del sur de Francia porque su padre quiso apartarla de la excentricidad y glamour de Paris. Sin embargo, su progenitor no pudo impedir que un buen día Emmanuelle viera a Romy Schneider en la película Mado y despertara el deseo de ser actriz con tan solo 12 años. Su familia optó por enviarla a estudiar a Montreal, Canadá, donde conocería a Robert Altman. En 1983 regresó a Francia y comenzó a recibir clases de interpretación. Su debut cinematográfico llegó de la mano de David Hamilton en Primeros deseos, 1983. Su peculiar belleza traspasó la pantalla y logró que los productores la eligieran para L’amour en douce en 1985. Emmanuelle era mucho más que una actriz con cara bonita, y lo demostró ganando el César en 1986 por La venganza de Manon de Claude Berri. Su década de éxitos se cerró interpretando, un año después, la producción Cita con un ángel muy especial.

Desde 1995, ha sido constante poder ver a esta bella mujer en infinidad de campañas publicitarias, destacando las realizadas para los maquillajes de Dior. Recomiendo revisarlas porque nos muestran unas instantáneas de la actriz fantásticas.

La carrera profesional de Emmanuelle Béart  sin duda también está marcada por el director Claude Sautet, que la dirigió en el film del que os hablaba anteriormente, y se convirtió en una pieza fundamental para la proyección y fama de la Béart. Sautet volvió a contar con ella en la cinta Nelly y el Sr. Arnaud, donde interpreta a una joven divorciada y en paro que conoce casualmente a un adinerado anciano con el que vivirá una relación bastante emotiva y sincera. A mediados de los 90 la cara de ángel del cine francés da el salto a una superproducción en Hollywood, Misión Imposible, junto a Tom Cruise. Por esta época se casa con Daniel Auteuil, reconocido actor francés de origen argelino, con el que tiene un hijo.

Emmanuelle Béart es embajadora de UNICEF desde 1996. Activista hasta la medula de un millar de causas sociales, llegó a estar detenida por su participación en una manifestación a favor de la regularización de los inmigrantes en Francia. Últimamente ha emprendido una campaña contra la cirugía estética. Ella misma se arrepiente de haber pasado por quirófano a la edad de 27 años y no quedar muy satisfecha con el retoque en sus labios. En estos momentos la Béart vive en paz con el paso de los años y seguimos disfrutando de ella tanto en la gran pantalla como en el teatro. Félicitations, cher Emmanuelle…

Esta entrada fue publicada en Elegantes y Gacelas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario